Opinión

Juan Galán / Barranco

La epilepsia en la mujer

LA epilepsia en la mujer en edad fértil plantea problemas específicos debido a la repercusión de la propia enfermedad o de los fármacos antiepilépticos sobre los anticonceptivos orales, el embarazo, el desarrollo del feto y la lactancia. Por otro lado, los cambios hormonales que ocurren en el ciclo menstrual pueden influir en la ocurrencia de crisis epilépticas.

Aproximadamente en la cuarta parte de las mujeres con epilepsia las crisis tienden a suceder agrupadas, preferentemente en ciertos momentos del ciclo menstrual, debido a la influencia de las hormonas sobre la excitabilidad de las neuronas implicadas en tales episodios. En la menopausia las crisis epilépticas pueden empeorar o mejorar sin que se pueda predecir la evolución individual. Durante esa etapa es importante tener en cuenta que algunos fármacos antiepilépticos tienden a agudizar la osteoporosis. Las mujeres con epilepsia pueden usar cualquier método anticonceptivo personalizado según la edad, enfermedades asociadas y tratamiento antiepiléptico aunque hay que tener en cuenta que algunos fármacos antiepilépticos aceleran la eliminación de los anticonceptivos orales y pueden provocar su pérdida de efectividad. La mayoría de las pacientes epilépticas tendrán un embarazo, parto y descendencia normal.La prevalencia de epilepsia en la población gestante es del 0,3-0,4 por ciento por lo cual esta enfermedad no es motivo para no tener hijos. La gestación no empeora en general el control de la epilepsia, aunque la incidencia de complicaciones y malformaciones fetales es algo mayor que en la población general. De todos modos es posible disminuir este riesgo con una adecuada planificación del embarazo y un ajuste del tratamiento farmacológico.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios