La ventana

Luis Carlos Peris

Sin equivocaciones sobran las rectificaciones

RECTIFICAR es de sabios, está claro, pero equivocarse lo menos posible debe encerrar más sabiduría que eso de ir rectificando cada dos por tres. Viene al caso por lo de ponerle fecha fija a la Feria y que dicha fecha sea la del último lunes de abril. De esa manera no hubiese ocurrido lo que aquí se denunció con la debida antelación, el contrasentido de una Feria tan temprana como la muy mojada de este año. Y que conste que no es porque haya llovido lo que ha llovido, que en primavera no está exento de lluvia ningún día por muy cerca del verano que se encuentre. Era muy pronto y punto, ¿para qué tan pronto?, ¿por qué esas prisas? ahora se pega el pendulazo para arrimar la sardina de la Feria al ascua del puente que une abril con mayo. Comercialmente está bien pensado, que no es malo una afluencia grande de turistas, pero si lo de antes funcionaba, ¿por qué tantos cambios y tantas rectificaciones?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios