Desde mi córner

Luis Carlos Peris

De esmoquin y con alpargatas

En un partido a favor de querencia, la defensa dejó en una evidencia que inquieta sus reconocidas limitaciones

PARECE como si todo hubiese pasado antes, como si alguna vez ya hubiéramos presenciado la película. Y la verdad es que también tenemos la impresión de que no hace mucho que vimos el España-Rusia de ayer en el Tirol. Hace cuatro años arrancamos en Portugal con un gol de Valerón que fue suficiente para ganarle a Rusia, pero es que hace dos, sólo dos, en Leipzig debutamos en el Mundial con otro póquer de goles y, precisamente, ante unos que fueron rusos hasta ayer de mañana. Incluso Villa fue premonitorio al quedarse entonces a un gol de lo de ayer. Demasiadas coincidencias como para que nos invada la euforia...

España, que lo bordó de forma casi constante, se encontró con un partido a favor de querencia desde que Fernando Torres abrió la lata para que Villa firmase el inicio de la goleada. Iban sólo veinte minutos de partido, los rusos se estrellaban en la madera de Iker y ya no hubo diálogo sino monólogo. Ahí, ya cuesta abajo, se hacen indiscutibles Xavi, Iniesta y Silva con el contrafuerte de un Senna que es el que llena de praxis el contenido del juego español. Pero, siempre un pero, ni siquiera cuando mayor era la superioridad del equipo de Luis, la defensa daba muestras de consistencia y cualquier parecido de Sergio Ramos con el habitual era pura coincidencia.

No me gusta el rol de abogado del diablo, pero si algún día tenemos que enfrentarnos a Van Nistelrooy y la compaña seguro que Luis no duerme la noche anterior. Quizás ni siquiera concilie el sueño la anterior de la anterior. Los entrenadores suelen decir que la defensa empieza en el jugador más avanzado del dibujo, pero eso es con el partido en vivo y no a balón parado. Así, a balón parado, es como los rusos hicieron su gol. Es el equipo español como un grupo lleno de encanto y que viste de lujoso esmoquin, pero que se calza con alpargatas. Bien está lo que bien acaba y el comienzo salió enorme, pero seguro que con esta defensa, abundarán las noches de insomnio.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios