Crónica personal

Pilar / cernuda

El espejo de Portugal

PORTUGAL es un país rescatado, la troika decide su destino y los hombres de negros se han apoderado de sus despachos. Mandan más que los ministros e incluso que el jefe deL gobierno, atados de pies y manos ante lo que indica "Bruselas" y propone "Bruselas", porque más que indicaciones y propuestas son órdenes de obligado cumplimiento.

Como país rescatado, en Portugal gobiernan instituciones económicas que no tienen su sede en Lisboa sino a miles de kilómetros de distancia, y el problema es que los portugueses sienten, y con razón, que su situación es peor que antes del rescate, aunque "Bruselas" asegura que se hace lo que se tiene que hacer y si no se tomaran las medidas que ha impuesto Portugal habría quebrado indefectiblemente. Entre esas medidas se encontraban las relacionadas con los sueldos y pagas extraordinarias de los funcionarios, y el Constitucional de Portugal las ha echado abajo porque considera que atentan contra los derechos adquiridos por quienes forman parte de la Función Pública.

El primer ministro portugués ha acusado al Alto Tribunal de poner en riesgo el futuro del país, pero el problema no lo es tanto de Pasos Coelho como de las autoridades comunitarias que imponen las medidas económicas del rescate. Y "Bruselas" no acierta, no conoce a fondo los problemas de los países en dificultades y el caso de Portugal indica que además no conoce a fondo sus leyes ni sus instituciones, porque el auto del TC portugués, al decir de los expertos, está perfectamente fundado y no entra en las consecuencias económicas de la anulación de los recortes a funcionarios porque no es su competencia entrar en esas consecuencias.

Los países rescatados no salen del hoyo, la forma en abordar el problema de Chipre ha sido un disparate y además se han profundizado las diferencias entre los países miembros de la UE. Ante el espejo del país vecino con el que tanto tenemos en común, sólo cabe desear suerte a los portugueses y suspirar aliviados por el empeño de Rajoy de no aceptar de primeras el rescate, sino de hacer un esfuerzo ímprobo para tratar de evitarlo. Ha aceptado sugerencias de "Bruselas", es cierto, algunas de ellas duras de sobrellevar, pero se ha impedido la llegada de los hombres de negro que sólo miran las cuentas y nada más que las cuentas, y que hasta ahora no han logrado levantar las deterioradas economías de Grecia, Irlanda y Portugal.

Estamos en dificultades, pero incluso en "Bruselas" afirman que en el año 14, o en el 15 como tarde, dejaremos atrás la recesión.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios