El parqué

Pablo Cumella

Tras la euforia, resaca

EL Íbex cerró la sesión con una caída del 3,32%, la cuarta mayor del año, que le situó en 10.008,6 puntos, arrastrado por el deseo de los inversores de recoger beneficios tras la subida histórica del lunes. El selectivo vivió una jornada de ajuste, en la que llegó a perder casi un 6%.

Los mayores descensos correspondieron a la banca y la construcción. Sacyr perdió un 5,41%, seguido de Bankinter (-4,48%), Popular (-4,42%), Sabadell (-4,03%), Mapfre, con un -3,94%, Telefónica, que se dejó un 3,69%, Banco Santander (-3,33%), BBVA (-3,06%), Iberdrola, que perdió un 2,74%, Banesto (-1,63%) y Repsol YPF, con un -1,38%. En el lado de las subidas se situaron Inditex (+3,04%), Ferrovial (+0,41%) y Enagás (+0,03%).

En Europa, los principales indicadores también cerraron con descensos, a excepción de Fráncfort (+0,33%). Grecia perdió un 2,47%, Lisboa, un 2,20% y París un -0,73%. Wall Street se anotaba un leve avance del 0,5% al cierre de los mercados

Los expertos aseguran que la fuerte volatilidad provoca oscilaciones muy fuertes en el mercado, aunque también advierten que determinados movimientos cortos contribuyen a elevar la volatilidad.

Los analistas explican que el mercado registró una fuerte caída la pasada semana porque esperaba que el fondo del Ecofin se aprobara antes. Este descenso fomentó un incremento de las posiciones cortas (operación que se realiza con la previsión de que un valor va a caer) pero muchos inversores se vieron obligados el lunes a cerrar estas posiciones tras la fuerte subida del mercado tras el acuerdo de la UE.

Los expertos aseguran que igual que las posiciones cortas influyeron en las caídas de la pasada semana también pudieron influir en las de ayer, ya que, pese a que el plan de la UE fortalece al euro y genera tranquilidad, la incertidumbre aún no ha desaparecido del todo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios