PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

La fábula del pleno empleo

HACE un año, el presidente de la Junta y al alcalde de Sevilla se atrevían a aventurar que estaba cercano en nuestra tierra el horizonte del pleno empleo. Un mito que los gobernantes resucitan de cuando en cuando si confluyen dos factores: coyuntura económica favorable y proximidad de unas elecciones. Hace seis meses también prometían al vecindario que el objetivo del pleno empleo iba a ser una realidad a no mucho tardar. Era una temeridad dialéctica que obviaba el cúmulo de análisis nacionales e internacionales sobre el agotamiento del modelo español de crecimiento rápido.

En el mejor momento del boom económico español, Andalucía y Sevilla seguían muy lejos de la tasa del 5% de desempleados, la que técnicamente se considera situación de pleno empleo. El desinflamiento de ese boom estaba más que previsto. Lo que está sucediendo no es una sorpresa para los estudiosos que dicen lo que piensan, sólo había dudas sobre la velocidad en la que iríamos cuesta abajo a tenor del grado de dificultad crediticia. En nuestra tierra, cuando decae el crecimiento económico, el desempleo crece a ritmo excesivamente rápido.

Según los datos del Inem, en la provincia de Sevilla hay 16.000 parados más que hace un año. La OCDE anuncia que el próximo año España se pondrá a la cabeza del paro dentro del club de países desarrollados, desbancando incluso a Turquía. Y cuando el promedio español supera el 10%de desempleados, en Sevilla nos situaremos demasiado cerca del 15%, en un retroceso .

La fábula del pleno empleo tiene muy corto recorrido en Sevilla. Y más aún la promesa de multiplicar a lo grande el empleo femenino. Nuestras estructuras productivas son asaz endebles en innovación y tecnología. Hemos gozado de un bienestar sin precedentes pero tenía los pies de barro y los tiene apresados por las deudas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios