Desde mi córner

Luis Carlos Peris / Lcperis@grupojoly.com

La fiesta debería ser completa

Esta noche pudo haber sido de gozo unánime, pero sólo se columbra que haya festejos por la zona de Nervión

JORNADA ésta de hoy que debiera ser grande, muy grande, para toda la ciudad, pero que se queda a medias porque una parte de ella sufre como ha tiempo no sufría. Es una fecha histórica la de hoy, con dos grandes del fútbol español jugando en ambos estadios de la ciudad -mejor, en dos de los tres estadios de esta ciudad nuestra- frente a los equipos sevillanos. Pero lo que pudo ser una fiesta completa, resulta que se hace inviable por el estado de ánimo que se vive en la Sevilla que tuerce en verde, blanco y verde, justo en el final de la Palmera. Un estado de ánimo diametralmente opuesto al que habita en Nervión y su área de influencia.

Será fiesta, una fiesta más en los dos últimos años, en Nervión porque llega el Barcelona y ya sabe el Barcelona cómo se las gasta este Sevilla desde que fuese laminado por él en una noche de agosto en la Costa. Bueno, allí y en la última visita liguera de los azulgrana al coliseo de Dato, remontada y revolcón incluidos. Y hoy, con el derbi crepitando en el laberinto arterial del sevillismo, se puede rematar la faena porque no hay un equipo imbatible para nadie en general y, muy particularmente, para el Sevilla. Se avecina, por tanto, otro recital en un partido grande, muy grande, entre el campeón y uno de los aspirantes a todo lo que se juega.

Pero la fiesta no se aventura completa porque este Betis que ahora sufren los béticos pasa por un quinario de los que no se les desea a nadie. En condiciones de normalidad, lo de esta noche en Heliópolis también debiera ser una fiesta para la enorme legión verde, blanca y verde, pero no, que ni siquiera hay futbolistas para disponer de un equipo con un mínimo de garantías. Ni siquiera el que el rival, ese Valencia camino de estar pronto como ahora el Betis, esté en horas tan bajas da algo de pie al optimismo. Luego pasará lo que tenga que pasar, pero es una lástima que lo que debiera ser una jornada de fiesta para toda Sevilla sólo se espere que sea para la mitad.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios