desde mi córner

Luis Carlos Peris

Al fin se obvian las rotaciones

El surrealista amistoso del miércoles dejó en evidencia que el equipo que venció al Athletic es el más adecuado

ORGANIZAR un bolo en agosto, cuando el personal está hambriento de fútbol, ya no es rentable. De hecho, los grandes torneos veraniegos se han ido literalmente a pique y de aquellos esperados acontecimientos no queda ni rastro. Sin puntos en juego nada tiene sentido en esta sobredosis de fútbol que hace que puedas ver toda la jornada liguera sin salir de tu casa y que te proporciona partidos hasta los lunes. El aficionado, que tiene aparcado el síndrome de abstinencia que antes sufría a principios de temporada, no contempla el menor interés por el partido amistoso y si, además, es en una noche gélida de invierno...

No creo que el Betis, cuando programó su bolo con el Dinamo de Moscú, tuviese en su objetivo hacer caja, pues por muy legos en la materia que sean sus recién llegados dirigentes, pensar que las arcas iban a mejorar con un amistoso en noche cerrada y fría habría sido una insensatez. Han surgido críticas a la afición por la baja afluencia registrada y no es justo. La afición no es, precisamente, el talón de Aquiles del Betis, sino su mejor patrimonio, conque no parece procedente afearle lo de no acudir al estadio en una noche laborable de miércoles, fría como ella sola y sin esos puntos en juego que conforman el alimento y el atractivo del balompié.

Dicho lo anterior, procede indicar que el lunes en Zaragoza sólo debería producirse un cambio, el obligado de Cañas por Iriney. Se ha demostrado que ese equipo que batió al Athletic el sábado es el adecuado para que el Betis funcione. Por ejemplo, la titularidad de Beñat y de Salva Sevilla jamás debió cuestionarse, así como que Jefferson se las avía solito para complicarle la vida a los rivales. Luego saldrá con barbas o sin ella la obra, pero que le complica la vida al enemigo es palmario. Con variaciones, el equipo fue de idéntica filosofía al de la primera vuelta en Bilbao y, mientras sea posible, la lógica aconseja aparcar las rotaciones para mejor ocasión... si es que la hay.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios