Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Por fin salieron los horarios

No tiene sentido alguno que hasta un mes después de que viesen la luz los calendarios no se sepa el programa

IMPOSIBLE la rectificación, que ya se sabe que rectificar es de sabios y la sabiduría no abunda en quienes manejan los hilos de ese maravilloso juguete llamado fútbol. Ayer, al fin, se conocían los horarios de la primera jornada de Liga, con lo que se vuelve a las andadas de estos últimos años de dejar las cosas para muy tarde y, casi siempre, sin tiempo para organizar un desplazamiento. Es esto un problema para los clubes y una adversidad enorme para todo aficionado que no sea rico y pretenda ver a su equipo lejos de su ciudad. Una adversidad gratuita, pues a ver si explican los operadores el porqué de tanto tardar en dar los horarios.

No digo que vaya a irse a esa especie de Arcadia feliz que es la Premier y en la que desde el verano se sabe cuándo jugará el equipo propio todos sus partidos ligueros. Sería pedir demasiado a los que hogaño manejan los hilos de la competición, que es Jaume Roures bajo la connivencia de la Liga de Fútbol Profesional, para que las cosas funcionasen como en Inglaterra, pero esperar a lo que se espera para dar a conocer cómo va a funcionar la primera jornada es excesivo. Excesivo y una agresión a los intereses de ese aficionado que pretende desplazarse y que podría ahorrarse un dinero muy curioso si pudiese organizar su viaje con la debida antelación.

Por lo que se refiere a los nuestros, le han hecho caso al Betis de empezar el sábado, aunque lo cierto es que casi toda la jornada de Segunda se adelanta en veinticuatro horas, y le reservan al Valencia-Sevilla un horario noble en el domingo. Ni a las cinco como el común de los mortales ni televisado después. Es un partido con vitola y va a las siete de la tarde del domingo, emparedado entre la bulla vespertina y el anodino que se programa en Plus. Todo es como se esperaba, pero lo que no tiene explicación, y perdone por mi insistencia en el asunto, es esperar más de un mes desde que salió el calendario para decir a qué hora juega cada uno. ¿Por qué tanta contumacia, señores?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios