en abierto

Francisco / José Ortega

La frase hecha de la planificación

SALVO causa mayor, léase la marcha voluntaria del técnico como sucediera con Juande, la sustitución de un entrenador a mitad de temporada equivale al fracaso de la planificación deportiva ideada desde el curso anterior. Eso no lo negará ni el propio Monchi, su apuesta, la solución de emergencia que buscara tras no llegar a buen puerto las conversaciones con Bielsa, no ha funcionado y el Sevilla se ha visto obligado a una intervención quirúrgica de urgencia antes de que la patología fuera irreversible. Hasta ahí, sin embargo, todo sería más o menos normal en este mundo del fútbol en el que los entrenadores, como bien proclamaba Marcelino, sólo están supeditados a los resultados.

Lo que ya sí parece más cuestionable es la improvisación con la que se está moviendo últimamente la entidad nervionense en esa parcela deportiva. No es normal pasar de Bielsa a Marcelino, de jugar con futbolistas por el medio y las bandas para los laterales, que era para lo que fue confeccionada esta plantilla, a un hombre que se empecina en los dos delanteros y los dos extremos, que no cree en los mediapuntas, o así lo defendía a muerte. ¿O acaso Marcelino se lo comentaba a cualquiera que lo quisiera escuchar y no se lo dijo a Del Nido y Monchi en las seis horas de charla previa a la firma que tuvo con ellos?

Ahora, cuando Marcelino estaba cantado que caería tarde o temprano, hablan apresuradamente con Quique Flores y después con Míchel... O traen a Cala cuando un mes antes, ya con negociaciones para la venta de Cáceres, no pensaban en el lebrijano... O llega un delantero, otro, por una oportunidad de mercado... O se va Rodri cuando ya era imposible sustituirlo en la plantilla... ¿De verdad existe planificación en el Sevilla o es una más de las frases hechas en el fútbol?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios