PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

El gatuperio de lo sonante

LA guardería más histórica de Sevilla es la que existe en la Cartuja, donde estaba el pabellón de la ONU. Los padres que dejan allí a sus hijos no saben que éstos son contantes y sonantes por habitar un lugar al que se le otorga un valor de propiedad que el Estado transfiere al Gobierno autonómico como parte del pago del agravio inversor con Andalucía en sanidad, educación y servicios sociales. Otros padres que fueron la semana pasada con sus hijos al Teatro Central a ver las Luces de variedades del Cuarteto Maravilla no percibían que dicho teatro ya no es lo que era días atrás. Ahora se trata de un edificio contante y sonante cuyo valor nos permite dejar de pedir tierra y libertad.

Paradoja histórica la de este gatuperio que sólo halla justificación inducida porque el definitivo compromiso político y estatutario del pago de la deuda coincide con el momento en que las arcas públicas están más vacías. Aunque casualmente siempre exhiben más telarañas para Andalucía que para Cataluña. La gestación de la Expo 92 dio pie a la invención, desde otras ciudades andaluzas, de la campaña contra el centralismo sevillano. 20 años después, quién lo iba a decir, la mayor parte de la transferencia de recursos a Andalucía es darle edificios y solares de lo que fue tan denostado desde otras provincias.

Si realmente el valor patrimonial de activos que en su mayor parte no se van a vender fuera dinero contante y sonante, para beneficio sobre todo de Sevilla, como un ábrete Sésamo que, de la noche a la mañana llenara de contenidos y actividad el Pabellón de la Navegación, el del Futuro, etc., desde hace una semana estarían en pie de guerra contra el centralismo sevillano desde Málaga, Granada, Almería o Córdoba. Las críticas sólo tomarán el derrotero localista cuando se compute el gasto contante y sonante que le va a suponer a la Junta darle vida a edificios y jardines que deberían estar en sus manos (o en las del Ayuntamiento hispalense) desde hace muchos años.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios