Pisando área

Jesús Alba

Un giro tan atractivo como astifino

CREO que desde el verano del 99 en que Zalayeta y Olivera pintaban de celeste y negro las madrugadas de la Copa América no permanecía el sevillismo luchando tanto con el peso de sus párpados en noches de ventilador, Fujitsu o terraza al raso estrellado y mágico de los estíos. El halo de misterio que envuelve este novedoso proyecto de Sampalillo, como lo ha apodado un compañero, convirtió una noche de insomnio en otra prueba de fidelidad.

El suspense, rememorando tardes de lluvia y cofradías, añadió sal al debut oficioso del sucesor de Emery, un Sampaoli que esbozó junto al parque Disney esa propuesta que muchos sevillistas esperan y juran que será de dibujos animados. Al argentino, por supuesto, le queda trabajo, pues el resultado no vale en este fútbol de fogueo y cuando el balón se pone a rodar la autoestima va en Sevilla de la cota más alta a la más baja a velocidad de vértigo, como en las diabólicas atracciones de Orlando.

La apuesta, como todo, será atractiva si resulta, esto es, si gana más que pierde. Lo que es indudable es que el concepto es otro. Yo (al menos yo) vi menos balón sobado de lo que se vendió -o lo que algunos imaginaron-, y hasta diría que hubo más salida en largo que en corto, aunque sí mucha disposición a tener siempre superioridad numérica alrededor de la pelota en un equipo muy junto y muy abierto en salida, lógico con tantos hombres por delante. Habían hablado de un rombo que no vi en un equipo asimétrico por la izquierda. Esperaba, igual, presión atosigante de los puntas y no la encontré, aunque sí gran presencia activa: mucha mano de obra para reducir el tiempo de toma de decisiones del rival y cerrar líneas de pase. Con balón, triángulos constantes, buen concepto del tercer hombre y más verticalidad que horizontalidad, pero también posiciones algo temerarias, como centrales pisando terrenos de lateral, una imprudencia con toros astifinos que desarrollen querencia al contraataque.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios