La tribuna

Joaquín Moya-Angeler

Una gran oportunidad de transformación

AUNQUE la crisis actual casi ha logrado que olvidemos el pasado reciente, España ha vivido en los últimos diez años una expansión económica sin parangón en el ámbito europeo, de la que Andalucía ha sido una de las comunidades protagonistas, con crecimientos superiores a la media nacional. Esto ha tenido como consecuencia una evidente mejora de la renta per cápita y una importantísima creación de empleo.

Sin embargo, es una pena que no hayamos aprovechado este periodo de riqueza para resolver dos problemas centrales para el futuro de nuestra economía, como son la baja productividad y la débil competitividad. Los avances en materia de innovación y tecnología han sido muy importantes, pero la distancia respecto a los líderes europeos e internacionales en este ámbito es aún demasiado grande.

España, y Andalucía más aún por situarse entre las comunidades de menor renta, ha disfrutado desde su incorporación a la Unión Europea de un volumen de ayudas comunitarias que han sido cruciales para el avance del país. Ahora el panorama cambia, porque el aumento de nuestra riqueza y la incorporación a la UE de países más pobres hacen que las ayudas se desplacen a estos nuevos miembros.

Para compensar a España por esta pérdida de recursos, el Consejo Europeo de diciembre de 2005 sobre las Perspectivas Financieras de la UE para el periodo 2007-2013 aprobó una partida de 2.000 millones de euros para nuestro país que se bautizó como Fondo Tecnológico. Este fondo tiene como objetivo mejorar la productividad y competitividad de la economía española apostando por el desarrollo tecnológico y la innovación empresarial.

Las llamadas Regiones de Convergencia (Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha y Galicia) son, por su inferior renta per cápita, las principales beneficiarias del Fondo, de modo que recibirán el 70% del mismo. Andalucía, en concreto, puede percibir 867 millones de euros, siempre que seamos capaces de formular y presentar proyectos de calidad que sean merecedores de esta financiación.

El Fondo se destina a tres grandes líneas de actuación: potenciar las infraestructuras científico-tecnológicas (básicamente de universidades y centros tecnológicos), crear y desarrollar redes del conocimiento e impulsar proyectos empresariales de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+I).

En concreto, con cargo al Fondo Tecnológico se destinarán 400 millones de euros a financiar proyectos empresariales de I+D+I en Andalucía. A esta cantidad se suman otros 600 millones de euros aportados por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), por lo que el montante total para la comunidad alcanza los 1.000 millones, que se articulan a través del llamado Programa Insignia.

Corporación Tecnológica de Andalucía, tiene un importante papel en la gestión del Fondo en esta comunidad, ya que forma parte de la comisión mixta CDTI-Junta de Andalucía que se encarga de supervisar este nuevo instrumento, asesorar a las empresas sobre cómo formular sus proyectos y evaluar y presentar las propuestas.

Hasta el momento, Andalucía ha presentado al Fondo Tecnológico 37 proyectos de I+D+I, dos de ellos de solicitud directa y 35 en fase de pre-solicitud, que suponen una inversión total de 343 millones de euros. A ellos se suman otros 27 proyectos, en fase preliminar, cuyo presupuesto alcanza los 281 millones. Por tanto, la inversión prevista alcanza ya los 624 millones de euros.

Estos datos son razonablemente positivos y convierten además a Andalucía en la comunidad que más propuestas está presentando, con gran diferencia. Sin embargo, es necesario que muchas más empresas reflexionen sobre la conveniencia para ellas de participar en proyectos que puedan ser sometidos a la consideración del fondo. No sólo hay que presentar buenos proyectos, sino que hay que hacerlo pronto. Andalucía no puede arriesgarse a que estos recursos vuelvan a la Unión Europea o se redistribuyan entre otras comunidades autónomas porque no seamos capaces de formular a tiempo proyectos de calidad.

La crisis económica, lejos de desanimarnos, debe impulsar a las empresas a presentar más y mejores proyectos. Los empresarios tienen que dar ahora los pasos necesarios para asentar los pilares de su negocio sobre la innovación, porque esto les permitirá, en el futuro, crecer más y mejor que los demás en los momentos de expansión económica, y resistir con mayor fortaleza los ciclos desfavorables.

Creo firmemente que las empresas andaluzas cuentan con el ingenio y la inteligencia necesarios para encarar con ambición la oportunidad que ofrece el Fondo Tecnológico. Sólo hace falta audacia, ambición y dejarse ayudar por quienes estamos a su disposición para ponérselo un poco más fácil.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios