PASA LA VIDA

24 horas de María Visión

LA TDT obra milagros. Un convento de Sevilla, el de Santa Rosalía, en la calle Cardenal Spínola, se ha convertido parcialmente en el plató televisivo desde el que se graban, realizan y emiten los programas de María Visión, canal con 24 horas de espacios dedicados a la religión católica que se propaga por España, Europa, Norte de África, América Latina y Estados Unidos. Es propiedad del mexicano Emilio Burillo Azcárraga. Esta tarde celebra su andadura con misa más cóctel. Lo siento, estimados lectores. Abjuren de ver cofradías en butaca de salón por una televisión local. Hagan votos de contrición y prometan que con su mando a distancia sólo podrán sintonizar programas como Quiero ser santo, Fe católica viva o Rezo del Rosario. Las únicas concesiones son la misa desde laBasílica del Gran Poder y la redifusión del concierto Saeta Solidaria desde la Basílica de la Macarena.

Cómo será de integrista la plataforma audiovisual de este potentado mexicano, primo del accionista mayoritario de Televisa, que la Conferencia Episcopal se ha desmarcado de esta cadena y ha puesto en marcha La 13. Viendo las dificultades económicas de la Iglesia española para mantener sus medios de información, Burillo tiró de talonario y en marzo de 2010 le hizo una OPA para convertirse en presidente de Popular TV. La quiso absorber en su red internacional. Sólo cuatro meses después, los obispos consiguieron desembarazarse de él (y lo que representa en las facciones eclesiales), y lo reemplazaron por Fernando Giménez Barriocanal, máximo responsable de la Cadena Cope, que tuvo la bendición de prelados como Asenjo, arzobispo de Sevilla, para fichar a buena parte de los periodistas deportivos de la Cadena Ser y competir en audiencia y cuñas publicitarias mediante el fútbol.

Donde se ponga un Cristiano (Ronaldo) y una Bofetá (en San Lorenzo), que se quiten los Legionarios (mexicanos).

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios