En los medios

Luis Nieto

Una imagen surrealista

SI el presidente Antonio Pulido tenía decidido -según el Reglamento Taurino de Andalucía tiene potestad para hacerlo- suspender el festejo lo debía haber hecho a las seis y media de la tarde, su hora de comienzo, y no aplazarlo media hora, que además no respetó. Porque a las siete lucía el sol y las previsiones ya no eran de lluvia. Decisión surrealista. Como esa imagen trasnochada de media docena de policías nacionales, como armarios, rodeando a los tres espadas en el platillo, como si fueran a cometer un delito, cuando lo único que querían era torear. El piso de plaza estaba mal. Cabía la posibilidad de dejarlos torear bajo su responsabilidad, como tantas y tantas veces se ha hecho. Pero ya que el presidente usaba su potestad, que lo hubiera hecho en su momento. Por otra parte, la empresa podía haber aplazado la corrida, como sugerían los tres diestros -Vega, Cortés y Luque-, necesitados de contratos, no como la terna de la suspensión anterior -Morante, El Juli y Manzanares- que disfrutan de más oportunidades.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios