Hoja de ruta

Ignacio Martínez

Todos somos liberales

EL sábado fue un día de pañuelos blancos contra los dos Aguirre más famosos de España. En el estadio Calderón, contra el vasco Javier, por la derrota de su Atlético ante el Betis de Chaparro. Y en Elche, contra la madrileña Esperanza por su hostigamiento al jefe del Partido Popular. Dijo Javier Arenas, en el acto de Elche, que él no necesita decir si es liberal, demócratacristiano o socialdemócrata, que le basta con decir "soy del PP". En el mismo mitin, Rajoy abandonó el modo gallego de contestar con desdén y sarcasmo a Esperanza Aguirre y empleó un tono más siciliano: "Si alguien quiere irse al partido liberal o al conservador, que se vaya". Mariano le señaló la puerta a Esperanza. Pero no se confundan, esta pelea no es sólo una lucha por el poder: en el PP hay una crisis de identidad.

Resulta interesante este debate sobre su ideología, que se ha sumado a la pugna por el liderazgo del PP que se libra desde que se produjo el 9 de marzo la segunda victoria de Zapatero. Para esta Legislatura, Rajoy y Arenas quieren moderar su estrategia tanto en la política nacional como en la andaluza, mientras la presidenta de Madrid y los grandes tenores mediáticos de la derecha prefieren una oposición más dura que la de los últimos cuatro años. Aquí no sólo se posicionan periodistas: la cúpula empresarial española, en donde Aguirre goza de buenas simpatías, prefiere en este momento la prudencia de Rajoy, porque entienden que al Gobierno hay que ayudarle a gestionar la crisis económica.

La coyuntura pone de manifiesto que el PP es el partido con la ideología más ancha de Europa. Hay países con cinco grupos en su parlamento, que ocupan el espacio que en España se definiría con un "soy del PP". A los conservadores, liberales, democratacristianos y socialdemócratas, citados por Rajoy, hay que añadir la extrema derecha y los ultraliberales. Todas esas familias conviven en el Partido Popular. Socialdemócratas ya hubo en UCD y en el PP habrá pocos, pero los hay: por poner un ejemplo cercano, me parece que Amalia Gómez está a la izquierda de José Bono. En todo caso, cinco familias tan diversas, son muchas para mantener la cohesión de una maquinaria de poder y de empleo.

Liberal es un término difícil de explicar. En la Francia del XVIII, los enciclopedistas que defendían al individuo, la razón y la ciencia, fueron un modelo para la burguesía liberal. En España, los liberales del XIX eran revolucionarios que propugnaban libertad e igualdad. En Estados Unidos en el XX, liberal ha sido sinónimo de peligroso izquierdista. En fin, hoy día las democracias europeas son liberales: todos los partidos respetan la iniciativa privada y la libertad individual y social. En vez de indicar a Aguirre dónde está la salida, Rajoy podría rebajar las firmas de compromisarios, para facilitar su candidatura. Veríamos un partido apasionante y competido. Sería muy liberal.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios