PASA LA VIDA

Juan Luis / Pavón / Jlpavon@ Diariodesevilla.es

La libertad de Villanueva

EL sevillano Javier Villanueva tiene argumentos de sobra para exclamar: "Esta noche, la libertad". Aunque se le ha frustrado muchas veces el adiós a Bolivia y su kafkiano sistema judicial, parece que ya es la definitiva para aterrizar en España y dejar atrás 45 meses de pesadilla. Su caso quita las ganas para hacer las Américas. Ha estado retenido tanto con la acusación de asesinato de una fiscal como una vez que fue absuelto de tan grave imputación. Le torturaron para ser el chivo expiatorio del crimen. A él no le pueden vender la milonga de las cumbres anuales y de la Comunidad Iberoamericana de Naciones. Las garantías procesales en países como Bolivia brillan por su ausencia, así como la articulación de convenios con España para dar reciprocidad a la seguridad jurídica de los ciudadanos de ambas naciones. Hablamos la misma lengua pero no nos entendemos en el mismo idioma del Derecho. Con él se ha aplicado la presunción de culpabilidad mucho más que la de inocencia.

El héroe de esta historia es el cirujano plástico Francisco Villanueva. Un auténtico Padre Coraje que ha sacado a su hijo del infierno, moviendo Roma con Santiago para enmendarle la plana a la inercia de los tribunales bolivianos. Por más difícil que lo tenía, nunca tiró la toalla, buscando auxilio en Moratinos, en Garzón o en cualquier personaje de fuste que pudiera facilitarle una vía a la esperanza.

La familia Villanueva se ha gastado mucho dinero para defender a su hijo, y ahora son receptivos a las ofertas mediáticas para vender su odisea en una cárcel en la que se trafica con armas, drogas y vidas. Y podrá relatar el cara o cruz del motín en el que algunos reos se fugaron, derribando la puerta de la cárcel con un camión de la basura, y él se quedó en su celda pese a que le presionaron, encañonado con una pistola, para que fuera cómplice en la fuga, instigada por quien confesó después ser el autor del asesinato por el que fue encerrado Villanueva.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios