La campana

José / Joaquín León

El límite de las cofradías

UNO de los peligros que yo le veo a este Consejo de Cofradías es que puede tener una idea y la contraria, sin que le cree ningún problema de conciencia. Y además con la mejor intención. Tampoco se puede considerar a Adolfo Arenas responsable de eso, porque es sabido que sus criterios presidenciales no siempre prevalecen frente a los de sus variopintos compañeros de institución.

Con este escenario, es difícil tener las ideas claras y se nota demasiado. Y eso se une a que tenemos un nuevo arzobispo, y que monseñor Asenjo estará en el lógico proceso de aterrizaje, antes de fijar criterios sobre determinadas cuestiones de procedimiento, en las que no necesariamente debe pensar lo mismo que su antecesor, el cardenal Amigo Vallejo.

Un ejemplo es la ampliación de la Semana Santa, que ha conocido diversos vaivenes. Las cofradías de vísperas cada vez tienen más protagonismo. Y, justo por eso, cada vez presionan más para dejar de ser de vísperas y colarse del tirón en la nómina que se aprueba en el Cabildo de Toma de Horas. Se ha hablado de la Semana Santa de las 60 cofradías, una vez se incorpore la de Nuestra Señora del Sol, pero el número se nos puede quedar corto pronto. Desde Heliópolis, la cofradía de la Misión, o de Claret, ya está pidiendo sitio en el Martes Santo. Sea ese el día finalmente elegido, o no, está claro que no hay argumentos coherentes para rechazar su incorporación, si se compara con otros casos similares.

Nos podemos encontrar, dentro de pocos años, con la Semana Santa de las 70 cofradías, o quién sabe si de las 80. A no ser que alguien con autoridad y mando en plaza eclesiástica fije los límites, para decir "hasta aquí hemos llegado y las demás se quedan en las vísperas".

Soy de la opinión de que la Semana Santa de Sevilla no puede admitir cofradías hasta el infinito. Entre otras cuestiones, porque en el plazo de dos o tres décadas crearía unas consecuencias que obligaría a replantear casi todo lo que tenemos, incluido el futuro de no pocas cofradías del centro. No creo que estemos ante una batalla más del centro contra los barrios, como si estuviéramos discutiendo las líneas del Metro o el plan de Tráfico del Ayuntamiento. Pero parece que procede del mismo mal: la ignorancia.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios