Desde mi córner

Luis Carlos Peris

El mejor de la segunda vuelta

El nivel de exigencia del sevillismo es muy alto, pero es que cinco títulos en año y medio dan para eso y más

AHORA resulta que la fría objetividad de los números juegan a favor de Manolo Jiménez. Resulta que esos números dicen que el Sevilla es el mejor equipo de la segunda vuelta, entonces ¿a qué viene ese huracán montado en torno al entrenador sevillista? Si es así que todo está tan bien, ¿por qué se dice que todo está tan mal? No tiene razón Jiménez de quejarse de los malos tratos que recibe de la prensa y falla, principalmente, el arahalense en la generalización, en no dar los nombres de los que tan malamente, según él, lo tratan; a él, que sería el primero de la tabla si la Liga hubiese empezado una vuelta después.

Decía Kanoute antier en una tertulia radiofónica que compartimos que es más que posible que el nivel de exigencia del sevillista se haya desmesurado a base de conquistas. Y es que hacerse con cinco títulos en menos de año y medio trae esto, que no se conciba el mal juego y, sobre todo, la derrota. Decía el gigante afrofrancés que han acostumbrado mal a un sevillismo, borracho de éxito, al que perder en Riazor, San Mamés o Almería le ha cogido con el paso cambiado, sin explicarse qué ha hecho él para merecer eso. Si, además, no puede renovar título copero y el sueño Champions acabó, como tantas otras cosas, a balón parado, pues he ahí la cuestión.

El problema de Manolo Jiménez, aparte su desconfianza natural, es que ha llegado a un Sevilla con un nivel de exigencia muy alto y una afición ahíta de caviar. Por otra parte, como nunca tuve vocación de abogado defensor -tampoco de fiscal- no he de enmendarle la plana a Jiménez por su equivocada forma de defenderse de unos ataques que no son tales, sino formas varias de analizar lo que el equipo hace bajo sus órdenes. Si se hubiese entretenido en echar la vista atrás y recordar el talante con que le acogió esa misma prensa, quizá hubiese contado hasta diez antes de saltar. Es el mejor de la segunda vuelta, sí, pero el sevillismo quiere más, quiere lo de antes.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios