amparo Rubiales

En memoria de Carmen Olmedo

CARMEN Olmedo fue una mujer de vanguardia, feminista y socialista desde que, muy joven, dedicó su vida a trabajar por la libertad de las mujeres, recorriendo "los caminos de España" como antes hiciera y nos dejará escrito otra gran mujer socialista, diputada republicana, María Lejárraga, tan desconocida hoy, cuyo libro autobiográfico, Una mujer por los caminos de España, me regaló Carmen hace años.

De Carmen se han dicho muchas cosas y quedan muchas cosas por decir. Se ha reiterado su trabajo como pionera de la planificación familiar en los albores de los años 70, junto a otra malagueña, Chiqui Gutiérrez del Álamo. Ambas montaron el primer Centro de planificación familiar de España.

La importancia de la planificación familiar en la vida de las mujeres fue fundamental, porque con la píldora anticonceptiva las mujeres pudimos decidir la descendencia que queríamos tener. La maternidad es lo mejor en la vida de las mujeres y, paradójicamente, su mayor limitación, lo que más nos discrimina, nos ha discriminado y, me temo, que nos discriminará, al haber estado concebida como algo solo de mujeres; afortunadamente, cada vez hay más hombres que se sienten responsables de su paternidad.

Años más tarde, aprobada la Constitución, y con Gobierno autonómico salido de las urnas, se constituyó (1989) el Instituto andaluz de la Mujer (IAM) del que Carmen Olmedo fue su primera Directora durante 10 años, decisivos para hacer visibles todos los problemas de las mujeres soterrados durante años, y que ella, con sus potentes equipos de mujeres, mostraron lo duro de ese mundo oculto, proporcionando ayuda y soluciones a los problemas.

Carmen fue pionera en la lucha contra la violencia de género, ese terrorismo machista que todavía sigue vivo y de otros muchos problemas. En años posteriores coincidimos en el Congreso de los diputados. Fuimos a Cuba, en un viaje inolvidable, solo mujeres, y estuvimos hasta 8 horas con Fidel Castro. Siguió reivindicando los derechos y la visibilidad de las mujeres. A Clara Campoamor le debemos mucho, a Carmen Olmedo el busto que aquella tiene en el Congreso de los diputados.

Carmen se nos fue, aunque siguiera viva, hace más de 10 años, porque una enfermedad terrible le hizo perder su memoria. Sus hijos, Eva y Alejandro, se han dedicado a ella en cuerpo y alma, y por eso su hija ha escrito en Facebook: "Hoy, en el acto de despedida a mi madre, me gustaría haber sido capaz de pedir un compromiso a todos y todas los que han asistido, y que siguen queriendo cambiar esta sociedad por una de verdad libre, a que se luche por la eutanasia. Es paradójico que una mujer que ha luchado toda su vida por la libertad, haya tenido que vivir 10 años sin ella y sentir tanto tiempo la falta de libertad es duro, no os podéis imaginar lo duro que puede llegar a ser. Hoy mucha gente me ha dicho que lo sentía, cuando yo he sentido una gran sensación de alivio. Tenemos que regular la eutanasia (buena muerte) de nuevo". Eva lleva razón, Carmen realmente murió hace 10 años. Si Carmen hubiera podido decidir habría elegido la libertad de morir dignamente hace tiempo. Descansa en paz amiga, tu trabajo fue tan intenso que nunca podremos olvidarte.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios