La ventana

Luis Carlos Peris

En la muerte de la Feria del Toro

CUANDO hace un año se anunció la suspensión de la Feria del Toro aduciéndose que sería bienal, desde aquí adelantamos que eso era el principio del fin. Y así ha sido, todo se ha consumado y la Feria del Toro ya es un bonito recuerdo y un capítulo más del proceso de muerte de la fiesta. Era la crónica de una muerte anunciada y desde aquí hemos de insistir en que los taurinos no hacen nada para que su modus vivendi sobreviva y tenga un mínimo de futuro. Hacía falta cincuenta millones de pesetas y tampoco se cabría a demasiado entre tanto taurino como vive de ese mundo. Se quejan de falta de subvenciones, pero con la que está cayendo, con lo impopular que han convertido la corrida, qué esperaban, que los cómplices de la abolición en Cataluña la apoyen, pero si hasta quieren hacer menos rentable la Maestranza disminuyendo su aforo, ¿esperaban una manita de las instituciones? Vivir para ver.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios