La ventana

Luis Carlos Peris

El mundo cofrade como sucursal florentina

DECÍAMOS la semana pasada y al rebufo del navajeo preelectoral en hermandad sevillana de mucha prosapia que hay que ver las agresiones, no físicas pero sí químicas, descalificaciones, demás parientes y afectos que se dan en las alcantarillas cofradieras. Y decíamos que si por un simple cargo cofrade se dan la que se dan, qué no pasaría si los mismos personajes optasen a empleos de remuneración y buen pasar. Fías, porfías y cuestiones con las cofradías eran asuntos a obviar en aras de una convivencia pacífica en esta nuestra Sevilla. Eso sería antes, pero es que ahora no tienen por qué llegar a ser fías ni porfías, sino que te la dan con la sonrisa en los labios, al maquiavélico modo, y no por un cargo con vara de oro, sino por uno de esos empleíllos que bien pudieran ser tildados como la pedrea en el sorteo de cargos, tan abundante, en susodicha sucursal florentina en nuestra ciudad.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios