Bicheo por la TDT

fátima Díaz

Un mundo que deslumbra

TODAS las tardes Rachel recibe a sus seguidores en De compras con Rachel, en Divinity, programa en el que, como no podía ser de otra manera, asesora a las famosas sobre qué looks lucirán mejor sobre la alfombra roja. Las citas ineludibles con la estilista son continuas búsquedas de vestidos y trajes exclusivos que, en la mayoría de ocasiones, sólo han sido vistos en pasarelas a nivel internacional. La lista de clientas de Rachel Zoe cuenta con estrellas de la talla de Keira Knightley, Nicole Richie, Lindsay Lohan, Mischa Barton, Jennifer Garner, Kate Hudson, Kate Beckinsale, Debra Messing o Anne Hathaway. Y, a pesar de que en muchas ocasiones el trato con las clientas no es sencillo, Rachel logra a veces encontrar entre sus queridas celebrities grandes amistades, como las que mantiene con Karolina Kurkova o con Cameron Díaz.

El principal objetivo de Rachel es lograr que los flashes capten las mejores instantáneas de sus clientas, con el fin de que sus estilismos y vestimentas no pasen desapercibidos y logren convertirse en noticia o, a ser posible, que ocupen la portada de las revistas de moda más influyentes. De compras con Rachel es una clara muestra de que Rachel no es simplemente una estilista; es una empresaria, una mujer que debe tomar decisiones acertadas para que su imperio de la moda salga adelante. Además, otro de sus trabajos es lucir siempre impoluta para mantener el estatus que tanto esfuerzo y tiempo le ha costado construir.

Una mujer admirable esta Rachel, y todoterreno, volcada por completo en su trabajo y por supuesto en su familia. Su mano derecha es Rodger Berman, su marido, quien no duda en ofrecer su ayuda a su esposa siempre que ésta lo precise ofreciéndole un punto de vista distinto sobre las situaciones, consiguiendo que Rachel pueda 'desconectar' de su vorágine cotidiana.

Tampoco tienen desperdicio alguno sus dos asesores, Taylor Jacobson y Brad Goreski, dos sabelotodo que miran con recelo hasta el último pespunte del último trapito que ha caído en sus manos. Con el joven experto en moda Brad, Rachel suele tener sus más y sus menos. No se puede tener a tanta estrella junta, la competencia se convierte en lucha cuerpo a cuerpo enseguida.

Pruebas de vestuario en su propia casa, visitas a los showrooms de célebres diseñadores, jornadas maratonianas de shopping en las tiendas más exclusivas y reuniones con editores de moda o firmas de belleza. La agenda de Rachel Zoe no tiene ni un hueco. El mundo de las pasarelas y el glamour de los estrenos de Hollywood deslumbra en un espacio hecho a la medida de una fashionista de primera línea.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios