la ciudad y los días

Carlos Colón

La papeleta de sitio de Andex

CADA niño tiene su propia memoria de la Semana Santa formada por la trinidad sevillana del barrio, la familia y la cofradía. La mía está unida a las Cigarreras y, por ser de Regina, a la Amargura y la Macarena. La de Alberto, el de la calle Torres -permítanme que ponga algunos amigos como ejemplo-, a la Macarena, en cuya Centuria salía de armao su primo Pepito; la de Alfonso, el de Aguiar, al Museo; la de Meli, la de Escoberos, a la Macarena; la de Félix, el del Porvenir, a la Paz; la de Borja, que tenía un padre que valía por dos barrios, al Gran Poder. Hasta algún amigo tengo, tan patricio, que su memoria niña de la Semana Santa es la de un cornetín de los armaos desfilando junto a su padre, capitán de la Centuria.

Cada niño, decía, tiene su propia memoria de la Semana Santa. Pero todos tienen -palmera, Zaqueo, palmas rizadas, cascabeles, pollino- un recuerdo común: el de la Borriquita. Aunque en tantas cofradías salgan niños, la cofradía de los niños es la de la Borriquita, única enteramente infantil desde que tan sabiamente la desgajaron del severo cortejo del Cristo del Amor. ¿Cómo puede entender un niño que hay oscuridades que sólo el Amor puede alumbrar? Sea para ellos la luz niña de la primera tarde de la Semana Santa que ellos hacen aún más luminosa con sus breves túnicas blancas.

Queriendo llevar esta luz hasta las situaciones en que la oscuridad de la enfermedad acecha a los niños, la Hermandad del Amor ha instituido este año una papeleta de sitio que no da derecho a salir de nazareno o ver salir y entrar la cofradía desde dentro del Salvador; que no es una aportación para cera y flores o alguna actividad social de la Hermandad. El dinero recaudado con esta en tantos sentidos bella papeleta de sitio, altruistamente pintada por el artista y profesor de la Facultad de Bellas Artes Ignacio Cortés, irá íntegramente destinado a Andex, la Asociación de Padres de Niños con Cáncer de Andalucía.

Imagínense un niño hospitalizado una tarde de Domingo de Ramos, beneficiándose a la vez que sufriendo necesarios y duros tratamientos, y salgan corriendo hacia la Casa Hermandad del Amor antes de que mañana viernes termine el reparto de papeletas. Y si no pueden hoy o mañana, vayan cualquier otro día de la semana que viene y súmense a los hermanos remolones que, por sacar tarde su papeleta, perderán el puesto que por antigüedad tienen en la cofradía. Vayan dentro o fuera de plazo y sean o no hermanos del Amor, que a todo el que la pida se le dará por cinco euros la papeleta de sitio de Andex. No dejen solos a quienes no dejan solos a los niños del Oncológico.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios