Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Dos en la partida y varios mirones

El Calderón, escenario esta tarde de un pleito del que son muchos los que pretenden sacar sustanciosa tajada

SÁBADO crucial para el devenir del fútbol sevillano. Partido importantísimo en el Calderón para todos. Importante para el anfitrión, importante para el visitante y de mucha incidencia en el futuro a corto, medio y largo plazo para un testigo en la distancia, el Sevilla. Es este Atlético de Madrid-Betis importante para los de Aguirre porque no se sabe si son galgos o podencos los dos que azuzan a su equipo en la tabla. El Racing está a un punto y el Sevilla a tres, son cuatro por el goalaverage particular a favor del Atleti, y cuando se dan estas distancias con 18 puntos aún en el aire, a ver quién le quita importancia a lo del Calderón.

Pero es que es un partido con muchos testigos y dos pretendientes acuciados, ya que si el Atleti anda como los indios, con el oído puesto en la vía a ver cuánto queda para que pase el tren, el Betis vuelve a la zozobra tras haber dejado escapar la oportunidad de salvarse en casa ante el colista. Y ahora se encuentra el equipo de Paco Chaparro con la cuestión de que el anhelado triunfo sería bendecido en casa del eterno rival. ¿Y eso le quita fervor al Betis para hacerse con la victoria? Sería una exacerbación del cainismo, desempolvar los más bajos instintos, dejarse sacar un ojo para que al enemigo lo dejen ciego no tendría sentido alguno.

Ocurre que el Betis concurre a su estadio talismán capitidisminuido, con demasiados futbolistas influyentes en el taller de reparaciones y con Pavone inhabilitado disciplinariamente. Sea como sea y habiendo dilapidado parte de su colchón ante el colista, el Betis ha de salir con el cuchillo en la boca y afrontar la cita de la ribera del Manzanares como si fuese la última. Dejar para otra vez para mañana lo que pueda hacerse hoy, aunque de esa guisa se le haga un favor al vecino, no sería de recibo. Es, por tanto, el Atleti-Betis de esta atardecida madrileña un partido con dos contendientes y varios mirones que le dan al partido un añadido plus morboso.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios