Cosas que pasan

Ricardo Castillejo / Rcastillejo@grupojoly.com

La pasarela de la polémica

TENÍA con ustedes la deuda de comentarles acerca del desfile que, el pasado miércoles, presentaba en Madrid Lara Dibildos. Suponía la oficial puesta de largo del malagueño Agustín Torralbo que, después de triunfar durante diez años en la Casa Real de Arabia Saudí, por fin inicia su andadura como diseñador para sus paisanos.

Un desfile en el que hubo de todo. ¿Lo mejor? Invitados como Lina Morgan, Cari Lapique o la estupenda Carmen Lomana que, además de rica, riquísima, es una gran experta en moda poseedora además -que no siempre ambos conceptos van de la mano- de un gusto exquisito. ¿Lo peor? El amargo sabor de boca que dejó entre todos los profesionales de la Pasarela Puerta de Europa -nombre genérico de la cita que albergaba el evento-, la modelo Bar Rafaeli, mujer de carácter difícil de la que paso a detallarles algunos caprichos más (a sumar a la lista de los que ya se le han atribuido).

Y es que a la novia de Di Caprio no le gustó ni el maquillaje, ni el estilismo, ni, sobre todo, la calidad de los tejidos de algunas de las colecciones que se presentaban y que, del día de las pruebas al del pase, le agriaron por completo el carácter. Menos mal que Torralbo se caracteriza por el empleo de una excelente materia prima que, nada más tocarla, calmó la airada actitud de Rafaeli.

Incluso, en un apurillo que pasó nuestro paisano con la cremallera de una de sus creaciones, Bar, ni corta ni perezosa, le echó un cable y, como mejor pudo, defendió la propuesta sin que nadie se diera cuenta y como corresponde a la gran top que es. Al fin y al cabo, Agustín le adaptó expresamente sus vestidos para que se sintiera en ellos lo más cómoda posible.

Muy al contrario, de Lily Collins, hija de Phill Collins, sólo se escuchan elogios. Como de Aresu García Obregón, sobrina de Ana, que constituyó ayer un atractivo mediático para la propuesta de María Alegre, una de las quince firmas participantes de este encuentro. En lo demás, prudencia. Cada uno suele contar la historia, según le va.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios