Opinión

Nacho Rodríguez / Ex Jugador De La Selección Española

De una pasta especial

LA selección española de baloncesto no pudo tener un mejor debut en los Juegos Olímpicos al derrotar de manera convincente a la siempre peligrosa y combativa Grecia. El primer partido de un gran Campeonato es siempre complicado. La presión del inicio de torneo y la dificultad del rival así lo demostraban. Los jugadores de Aíto ratificaron una vez más que están hechos de una pasta especial y es que ni los nervios del primer partido ni la atención mediática que provocan pudieron frenar la avalancha del juego español.

El inicio del partido fue una declaración de intenciones. Los griegos imponían un ritmo elevado de juego con transiciones rápidas y con un Spanoulis muy dañino con sus cambios de ritmo y constantes penetraciones. Los españoles, fieles a su filosofía, comenzaban defendiendo con intensidad y esperaban su momento para romper el choque. Las rotaciones de jugadores de banquillo favorecieron a los intereses españoles y con la salida de Pau Gasol seguían controlando el marcador. Al descanso se llegó con ventaja española de seis puntos pero con la sensación de ser superiores. El inicio del tercer cuarto fue definitivo, con un gran Calderón en la anotación y dirección para poner una amplia diferencia en el marcador (50-31) que a la postre fue definitiva.

Los griegos, a pesar de su buen inicio de partido, no estuvieron en ningún momento cómodos siendo el porcentaje de tiros libres un lastre para sus posibilidades. Como en anteriores grandes campeonatos siguen basando su juego en acciones individuales de sus jugadores exteriores (Spanoulis, Diamantidis y Papaloukas) con muy poca aportación de los hombres interiores, que se limitan a tirar de tres puntos (Fotsis, Tsartsaris y Bouroussis). El talento y la calidad individual de sus jugadores exteriores les pueden llevar lejos pero pienso que necesitan de algo más que Schortsanitis para aspirar a las más altas cotas.

Por su parte, España dio una vez más una gran lección defensiva dejando a toda una selección griega en 66 puntos. Lo más destacado de esta generación de jugadores es la confianza y tranquilidad que transmiten. Son conscientes de su superioridad y con humildad y esfuerzo sacan adelante con relativa facilidad todos sus compromisos. La anotación y los minutos en pista estuvieron de nuevo muy repartidos entre todos los jugadores, lo que facilita el descanso de cara a futuros compromisos.

Del resto de la jornada destacar la victoria de Lituania sobre Argentina merced a un triple del NBA Kleiza en los últimos instantes del choque. Los argentinos no terminan de encontrar su juego y quizás la escasez de rotaciones de garantía les pueda estar pasando factura. Aun así irán a más conforme pase el torneo. Los demás favoritos (Alemania, Rusia, Croacia y EEUU) ganaron casi sin despeinarse. En la victoria de los americanos sobre los chinos la atención estaba no en el resultado sino en el juego de la nueva adquisición de Los Ángeles Lakers, el escolta chino Sun Yue de 2,05. Se trata de un jugador desconocido en Europa que demostró tener buena mano desde 6,25. El tiempo dirá si su fichaje es producto del márketing americano o por el contrario goza de minutos de importancia en la franquicia californiana.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios