El balcón

Ignacio / Martínez

Me pega lo normal

OBSERVAMOS con desasosiego el secuestro de 276 niñas en Nigeria por yihadistas que amenazan con venderlas como esclavas. La captura se produjo ante la pasividad de las autoridades en el nordeste del país. La banda se llama Boko Haram, cuya traducción libre es la educación occidental es pecado. Su jefe es un tipo bravucón, combinación de mafioso, terrorista y fundamentalista religioso. Cabe añadir que ese sujeto será un malnacido, pero no menos que sus posibles clientes. Grandes mercados clandestinos internacionales como la trata de blancas y los paraísos fiscales gozan de impunidad. Nadie acaba con ellos.

Y si nos estremece la suerte de estas niñas lejanas, también deberían emocionarnos los casos de violencia machista que ocurren aquí (24 muertes en España en 2014, tres en Andalucía). O su justificación desde los púlpitos. El párroco de la localidad jiennense de Canena soltó una barbaridad en una homilía: hace 30 años, porque había sentido moral y principios cristianos el hombre se emborrachaba y le pegaba a su mujer, pero no la mataba como ahora. Hay que celebrar que el Obispado de Jaén le haya enmendado la plana. En ocasiones, como en los robos de bebés en los que han participado eclesiásticos, se echa de menos que la Iglesia católica tan activa en la defensa de la vida de los no nacidos intervenga con la misma determinación a favor de los ya nacidos.

Las desafortunadas palabras de este cura se parecen a esa expresión que utilizó Miguel Lorente como título de su libro sobre la agresión a la mujer: "Mi marido me pega lo normal". Esto ocurre aquí, no a 5.000 kilómetros. Y el problema no es que carezcamos de suficientes policías, jueces y trabajadores sociales para proteger a las víctimas. Además de la escasez de recursos y del atraso en la mentalidad de algunos de los que deben dar amparo, tenemos una enorme penuria educativa. Como hemos oído en Canena, para ciertas maneras de entender la educación occidental no es pecado pegarle a una mujer.

La Ley contra la Violencia de Género cumplirá en diciembre 10 años y el primero de sus principios rectores está todavía en mantillas: "fortalecer las medidas de sensibilización ciudadana de prevención, dotando a los poderes públicos de instrumentos eficaces en el ámbito educativo". Desaparecida la asignatura de Educación para la ciudadanía por el conflicto que para la Iglesia suponía considerar normal la homosexualidad que para ella es pecado, y establecido en la Ley Wert que Educación cívica será una alternativa obligatoria para quienes no den Religión tenemos un agujero en nuestro sistema educativo que incumple la ley de 2004.

El presidente Obama y su esposa han dado una lección de compromiso en el caso de Nigeria. Han participado en la campaña mundial Bring back our girls (Devuelvan a nuestras niñas). Pero en España tenemos en este campo mucho por andar.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios