La ventana

Luis Carlos Peris

En peligro cierto intimismo

RESULTA que la ola globalizadora que invade a los humanos también ejerce su influjo en el reino animal, pues de otra forma no se comprende cómo el arbolado de Sevilla se ha plagado de unos pájaros tan vistosos como escandalosos y exóticos. Son como loritos a escala reducida que tienen a la palmera como habitáculo preferido en particular, pero que no les hacen ascos a cualquier árbol en general. El Duque, San Lorenzo, Gavidia, la Resolana antes de la reciente poda, son zonas plagadas de estas cotorritas que llenan de estruendos los altos cielos de la ciudad. Y tienen el capricho de adueñarse de los árboles mediante la expropiación forzosa de sus moradores. No sé qué ocurrirá cuando aparezcan los vencejos, pero por San Lorenzo ya se temen que a la entrada del Señor en la amanecida del Viernes estos advenedizos sustituyan el gorjeo con la estridencia de sus cotorreos para martirio de vates y similares.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios