La ventana

Luis Carlos Peris

Que la pólvora no se haya mojado, porfa...

CUATROCIENTOS kilos de material pirotécnico aguardan para ponerle esta noche el punto final a la Feria más pasada por agua que se recuerda. Me imagino que estarán a buen recaudo, pues sólo faltaría que también los fuegos de artificio pinchasen en hueso para que el remate de la gran celebración estuviese acorde con lo sucedido días atrás. Si es habitual que bien esté lo que bien acaba, en el caso de esta Feria no puede decirse lo mismo. Esto no lo arregla ya ni siquiera el domingo más luminoso y animado que recordarse pueda, que esto se ha ido río abajo sin remisión posible. Decíamos aquí el otro día que estábamos ante una Feria de siniestro total porque no mandamos la gran fiesta a luchar contra los elementos, que vaya elementos los elementos... Por eso, cuando esta noche desde el muelle de Nueva York ardan los cuatrocientos kilos de pólvora y luminarias, sólo faltaría que la pólvora se hubiese mojado.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios