¿Qué es lo que preocupa a los españoles?

EL último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) no puede ser más esclarecedor: el 82,3% de los ciudadanos piensan que la situación política del país es "mala" o "muy mala". ¿A qué se debe la situación depresiva en la que se encuentra España? Podríamos pensar que intervienen muchos factores: el hecho de que llevemos ya más de medio año con un Gobierno provisional, la escasa fe en la capacidad de los actuales líderes políticos para llegar a acuerdos generosos que nos saquen del marasmo, las presiones de Bruselas para que se aumenten los recortes, la ofensiva soberanista y el insulto constante a los símbolos constitucionales... Sin embargo, cuando analizamos más detenidamente los datos que facilita el CIS caemos en la cuenta de que estas cuestiones apenas preocupan a los españoles. Por ejemplo, muy poco más del 5% de los encuestados ven como un problema que sigamos con un Gobierno provisional y que se hayan tenido que convocar elecciones generales tras el fracaso del 20-D. Además, podemos considerar como ridícula, apenas un 0,6%, la cifra de personas que están preocupadas ante la posibilidad de que Cataluña se independice del resto de España. Es decir, que dos asuntos que ocupan gran parte de la actividad política y periodística de España en realidad apenas le quitan el sueño a esa gran mayoría silenciosa a la que la política le parece un asunto fastidioso para el que ya están los representantes elegidos en las elecciones.

Según el barómetro del CIS, lo que de verdad preocupa a los españoles es la economía y, sobre todo, el desempleo. Un abrumador 75,3% de los ciudadanos señalan el paro como el principal problema del país, muy por delante del segundo en la lista, la corrupción y el fraude (46,7%). El Gobierno que salga elegido en las próximas elecciones generales deberá tener muy en cuenta esta cuestión. De nada sirven los números macroeconómicos, las reformas constitucionales o los discursos contra la corrupción si esto no va acompañado de lo principal: la generación de empleo que permita a los ciudadanos ganarse la vida sin tener que acudir a los servicios sociales. Los candidatos del 26-J deben de construir sus discursos y mensajes sin perder de vista la que debe ser la estrella polar de la política española. Deben, en definitiva, explicar sin demagogia y sin levantar falsas expectativas cómo van a levantar esta enorme losa del desempleo que pesa ya demasiado sobre la sociedad española.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios