La ventana

Luis Carlos Peris

Nada para el quite que el capote de Romero

OPORTUNO, oportuno a más no poder el reconocimiento de la Cultura, con mayúsculas, al Arte, también con mayúsculas, que signa la vida del irrepetible Curro Romero. En unos momentos tan convulsos como vive la que siempre fue Fiesta Nacional, haber hecho académico de las Bellas Artes a un torero es como darle un apoyo impagable a un arte tan asaeteado. Atacado, por cierto, desde flancos muy dispares y gracias a la postura de algunos políticos que no respetan a una ciudadanía que vibra en una plaza. Y es que la corrida de toros se constituye en el mayor espectáculo conocido cuando se aúna la bravura de un toro que si no existiese la corrida se habría extinguido hace mucho con el valor y el arte de un hombre. Oportunísimo el quite que la Academia de Bellas Artes le ha hecho a un arte tan atacado. Nada como el capote de Romero para un quite tan eficaz y oportuno como el de antier en Pinelo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios