editorial

Un respiro para Andalucía

LA semana que acaba comenzó para Andalucía bajo la sombra amenazante del desafío soberanista del nacionalismo catalán. Habría sido especialmente grave que el órdago de Artur Mas en favor de un pacto fiscal para Cataluña hubiera salido adelante gracias a la debilidad de un Gobierno de la nación cuya impopularidad es creciente a causa de los recortes. A este peligro real de concesión a Cataluña de un sistema de financiación específico, bilateral y privilegiado, en detrimento de las demás comunidades autónomas, se sumaba el riesgo, presentido en algunos sectores de la Junta, de que el PP pudiera aprovechar la situación para recentralizar el Estado y restar poder a las autonomías no "históricas". Nada de esto ha ocurrido. La respuesta nítida de Mariano Rajoy a Mas, en el sentido de que la Constitución hace imposible el concierto económico pretendido por la Generalitat, ha despejado las dudas, y mucho más tras conocerse que el principal partido de la oposición, el PSOE, también está enfrente de esta exigencia. Igualmente resulta tranquilizador que el proyecto independentista catalán, que a buen seguro se planteará en los próximos meses, vaya a ser afrontado por un Gobierno con mayoría absoluta que no necesita hacer concesiones tacticistas para mantenerse en el poder y por la voluntad de la gran mayoría del Parlamento español, dispuesta a no cambiar la Constitución para encajar las exigencias nacionalistas más que a través de los propios mecanismos constitucionales previstos. Además de este respiro para la comunidad autónoma andaluza, en esta semana se ha consolidado la mejora de las relaciones entre la Junta y el Gobierno de la nación. Aunque ambas instituciones mantienen varios contenciosos en el Tribunal Constitucional por presuntas invasiones de las competencias respectivas (copago, ajuste educativo, subvenciones a los colegios de enseñanza diferenciada, horarios comerciales), avanzan las discretas negociaciones entre el Ministerio y la Consejería de Hacienda para concretar el anticipo solicitado por el Gobierno andaluz, detallar las condiciones del rescate de Andalucía por el Fondo de Liquidez Autonómico y ampliar el límite del endeudamiento para 2013. Ojalá sean signos de un tiempo nuevo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios