Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Ante el retorno de todo un entrenador

VUELVE a Heliópolis Fernando Vázquez tras una ausencia tan larga como dolorosa. Fernando ha sido uno de los entrenadores más competentes con los que un servidor de Dios y de usted se ha tropezado. A través de muchísimos años hubo tiempo para tratar con técnicos de toda laya. Técnicos aprovechados y también aprovechables, pragmáticos y vendedores de humo, trabajadores y absentistas sólo preocupados de la imagen.

También abundaban los falsos, esos que no le decían la verdad ni al médico, que jamás tenían culpa de derrota alguna y que aprovechaban el cese para, después de cobrar, largar por la boquita lo que no habían sido capaces de denunciar a pie de obra. Fauna variopinta la que compone el gremio de entrenadores y en ese gremio hay personas como Fernando Vázquez que merecen muy mucho la pena y que son merecedores de mejor suerte de la que les deparó el fútbol.

A este gallego que siempre se sabe si sube o está bajando la escalera le birlaron en el Betis de Lopera la posibilidad de festejar lo que había ido labrando desde el verano. Su sinceridad intramuros, siempre en el interior del club, fue jugándole en contra para que una dirección deportiva que nunca conectó con él le quitase el caramelo del ascenso de la boca. Por supuesto que el caramelo dejaba de estar asegurado, pero el gallego había acumulado crédito suficiente para más.

Él fue quien sacó la mejor hornada que la cantera del Betis dio en muchísimo tiempo con Capi, Joaquín, Varela, Arzu... Vuelve a las muy poco futbolísticas horas de las diez de la noche de un lunes a un campo donde él se sintió feliz y al que siempre quiso volver. Lo hace situado en la cresta más alta de la ola, a cargo de ese Deportivo que era un cadáver cuando él abandonó el ostracismo para ponerle el respirador. Fernando Vázquez, nada menos que todo un entrenador.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios