La ventana

Luis Carlos Peris

El río se hace ría y es Norte por un día

AMANECE un fin de semana insólito en el que el río se convierte en ría y la Alameda en bilbaína Plaza Nueva. Las traineras cambian el Nervión por el Betis, Pasajes y Bermeo compitiendo en el Guadalquivir mientras que la Alameda se convierte en una inmensa parrillada para mostrar la excelsa gastronomía vasca. Servidor de Dios y de usted, que siempre que va a las Vascongadas lo hace como a favor de querencia, acoge con entusiasmo esta internada de lo vasco en nuestra ciudad. Dicen que Ocho apellidos vascos ayudó al reencuentro de dos trozos de España tan distantes en lo geográfico y tan distintos en sus formas. Distintos en la epidermis, pero parecidos en el fondo, que me ha tocado vivir con frecuencia aquello y puedo asegurar que las similitudes son muchas. Por eso, uno se alegra de que lo vasco y lo nuestro convivan, aunque sea sólo por un día.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios