La ventana

Luis Carlos Peris

Los rodeos copan el protagonismo cofradiero

RARO es el año que la Semana Santa está a salvo de innovaciones, incluso hubo uno que fue calificado como el de los exilios, ya que coincidieron bastantes hermandades en el trauma doloroso de abandonar su casa por el mal estado de ésta. También los hubo con proliferación de cambios en los itinerarios a causa de las obras que tenían levantada a la ciudad. Y así íbamos hasta que apareció el de las catenarias, éste que ya se conoce como el de los rodeos. La Semana Santa de los rodeos para evitar los antiestéticos estorbos que son los cables de esa estupidez de tranvía que nos ha colocado la autoridad vigente. Itinerarios alterados para sofocón de hermandades que, por cierto, de hermandades tienen el nombre, sólo el nombre. Y es que hay que ver lo intransigentes que son para darle facilidades al prójimo con sólo el beneplácito a un leve cambio horario. Pero este año, los rodeos se llevan la palma y... el cáliz.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios