Pantalla táctil

Helena Arriaza

El talento en su mínima expresión

QUÉ empeño tiene la televisión española en imitar a la extranjera. Tres entregas de Got Talent son más que suficientes para calificarlo como un programa cansino y repetitivo . Antes de su estreno Mediaset vendía el programa como su apuesta más fuerte de los últimos tiempos. Continuamente recordaba que el programa británico ha sido adaptado en 68 países y ha acumulado más de 500 millones de espectadores a nivel mundial y hacía hincapié en que del concurso han salido artistas que han triunfado a nivel internacional. Hace tres sábados, el día de la primera emisión del formato en Telecinco, la cadena dedicó desde por la mañana su programación al concurso. Emitió los casting, una película basada en el concurso, los presentadores de informativos recordaron que esa noche era el estreno e incluso María Teresa Campos dedicó gran parte de ¡Qué tiempo tan feliz! al programa presentado por Santi Millán. Telecinco creó así una expectación que Got Talent no merece. No es de extrañar que sábado tras sábado sea líder de audiencia. Es una de las noches de la semana más fáciles por la baja competencia. Las películas y La Sexta Noche son sus rivales más fuertes, programas que, salvo que sea una película infantil, no son para ver en familia y en los que hay que tener la mente más despierta para profundizar en ellos. Pero el estar por encima de sus competidores no quiere decir que sea un buen programa. Son bastantes los aspectos que lo convierten en todo lo contrario a lo que anunciaba a bombo y platillo Mediaset.

El primer error es el nombre. Got Talent traducido al español significa Tienes talento. De los concursantes que han pasado por el escenario hasta ahora solo hacen justicia al nombre dos o tres. ¿Por qué hay que aguantar en un programa de talento a una persona que muestra su talento cantando la canción de Heidi desafinando a más no poder, a un hombre cuyo talento es expulsar gases por su boca y a otros que se creen talentosos por hacer trucos de magia en los que no son capaces de disimular cuál es el truco? Es comprensible que en un programa de entretenimiento tenga que haber un poco de humor pero en Got Talent se sobrepasa el límite que hay entre el reírse con alguien y el reírse de alguien. En España hay mucho talento que mostrar como para que tengan cabida personas que están muy lejos de tenerlo. Ya lo vimos en Tú sí que vales, un programa similar mucho mejor que este. Otro de los fallos es la elección del presentador y el jurado. A priori estaba bien que como jueces estuvieran Jesús Vázquez y Jorge Javier Vázquez, dos de los presentadores que más enganchan a los espectadores de Telecinco. Pero aunque lo hace bien Jesús estaría mucho mejor como presentador y Jorge Javier no termina de encajar en este puesto. Al menos Edurne y Eva Hache sí que hacen bien su función, la primera por entender mejor que nadie a los participantes y la segunda por dar el toque de humor que necesita el jurado. El presentador, Santi Millán, estaría mucho mejor en la mesa de los pulsadores. Se podría cambiar el puesto con Jesús Vázquez y el programa ganaría mucho.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios