La ventana

Luis Carlos Peris

Nunca es tarde si la dicha es buena, pero...

PROMESA que rezuma obviedad por tós sus cuatro costados la de que la Policía controlará a la clientela que haga uso nocturno del taxi. Los taxistas están con el culo pegado a la pared a causa de la inseguridad, por culpa de estar al pairo de cualquiera que quiera agredirlo con toda impunidad. Ahora, visto lo visto, se promete seguridad y la pregunta es ¿por qué no se ha hecho antes? ¿Por qué el gremio del taxi tiene que estar con las carnes abiertas hasta el punto de que se llegue a algo que debía darse por sentado, la seguridad? Bueno, pues a boca llena, la autoridad, civil por supuesto, anuncia que de ahora en adelante se controlará a la clientela a fin de que el taxista no corra peligro. Magnífico, aleluya, pero tal como están las cosas, con tanta abundancia de delincuentes, ¿hay policía suficiente como para asegurar la seguridad? Y si todo esto es tan fácil, ¿por qué no se hizo antes?, ¿por qué tanta inseguridad ciudadana?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios