La ciudad y los días

carlos / colón

Aún estamos a tiempo

CON una tasa del 36,87% Andalucía es la segunda comunidad, tras Ceuta, con más parados: 1.473.700. Algo tendrá que ver el PSOE, digo yo, por haber sido el único partido que ha gobernado nuestra comunidad desde 1979. ¡34 años! Por pesada que fuera la losa de la herencia franquista, duras que sean las consecuencias de la crisis y -si se quiere- desacertadas las medidas del actual Gobierno para afrontarla, algo tendrá que ver el PSOE con la situación de Andalucía tras gobernarla durante tres décadas y media. Tampoco se pueden echar las culpas a los gobiernos populares de Madrid, pues durante 23 de estos 34 años la Junta ha coincidido con gobiernos socialistas de la nación.

En buena lógica socialista y sindical 1.473.700 parados sería una buena razón para que se le exigiera a la Junta un drástico cambio de rumbo, ya que esto es lo que el PSOE y los sindicatos han exigido al Gobierno popular al conocerse la trágica noticia de que el paro afecta ya a 6.202.700 españoles, y entre ellos al 57% de los jóvenes. "Hay seis millones de razones para exigir la retirada de la nefasta reforma laboral", ha dicho Óscar López. Se equivoca en la cuenta: en todo caso habría un millón de razones; los otros cinco los dejó Zapatero en herencia (lo sé, lo sé: la ortodoxia progresista dice que el argumento de la herencia puede usarse en Andalucía, aunque haga 34 años que gobiernan los socialistas; pero no en Madrid, dónde los populares sólo llevan un año y medio).

Dicho lo cual hay que añadir que el PP debería reconocer que las medidas que ha tomado no están dando los resultados esperados; que debería tender una mano -porque es quien gobierna quien puede hacerlo- al PSOE y a los agentes sociales para alcanzar un pacto por el empleo; y que estos deberían aceptarla y ponerse a ello.

Rozamos la emergencia nacional con 6.202.700 parados, una tensión social creciente y un peligroso aumento de la violencia antisistema. El acoso a los políticos populares en sus domicilios particulares es considerado -hasta por el presidente del Supremo- "un ejemplo de la libertad de manifestación". Ayer se vivieron los episodios de otro asedio al Congreso y el asalto de la facultad de Políticas de la Complutense, durante el que, leo, tres radicales, mostrando los genitales, le gritaron a un periodista: "¡Hijo de puta! ¡Fascista! ¡Vamos a violar a tu mujer y tu hija! ¡Te vamos a matar!". Así están las cosas. Habría que parar antes de que empeoren.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios