La ventana

Luis Carlos Peris

Al traje de flamenca ya no lo conoce ni su madre

MAGNÍFICA me parece la creatividad de las modistas flamencas para hacer que el traje de la cosa se renueve de un año para otro. Por una vez, y aun sirviendo de precedente, la tradición se va a hacer puñetas en aras a la caja registradora. Se clausuraba el domingo una de las ferias comerciales que sobreviven y que justifican la existencia de Fibes y podía comprobarse cómo al rebufo del traje de flamenca se mueve un dinero más que curioso. El secreto está en que dicho vestido le ha dado la espalda a la tradición para renovarse anualmente de forma que ya el traje de gitana se parece al de nuestras abuelas como un huevo a una torrija, absolutamente nada. ¿Se imagina la que se formaría en Valencia si osaran tocar ni un solo alamar del traje de fallera? Todo sea en aras del negocio y magnífica la postura creativa de esos modistos/as, pero de flamenco cada vez tiene menos el traje.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios