editorial

Un traspaso que marca el camino

NO se recuerda en la historia de la democracia española un traspaso de poderes entre gobernantes salientes y gobernantes entrantes tan sereno y armonioso como el actual. Desde que los dos presidentes del Gobierno, el que está en funciones y el que aún no ha sido investido por el Congreso de los Diputados, designaron a sus máximos representantes para la operación de tránsito, Ramón Jáuregui y Soraya Sáenz de Santamaría, la rendición de cuentas y entrega de documentos entre unos y otros está siendo ejemplar, a juicio de las dos partes. Debemos congratularnos por ello. Quizás en el origen de este fenómeno novedoso está el talante pragmático y el sentido de Estado de Zapatero y Rajoy, pero ambos están influidos, lógicamente, por la grave situación que atraviesa la economía española y la revisión a que está siendo sometido estos días el sinuoso proceso de construcción de la Unión Europea. Pero los dos vienen dando muestras de patriotismo y sensatez. Desde hace meses el líder socialista y el líder popular mantienen una relación fluida y constante, que ha permitido adoptar decisiones trascendentes para España -como el acuerdo para reformar la Constitución española con la incorporación de la estabilidad presupuestaria- y pactar posiciones y planteamientos acordes con el interés nacional. El decisivo encuentro del Consejo Europeo encontrará, de este modo, una postura de España ante los temas a debate que ha sido consensuada con el próximo presidente del Gobierno aunque la defenderá el actual presidente, como le corresponde en Derecho. Se dirá que es lo razonable, y es cierto, pero lo que llama positivamente la atención es que en el pasado no ha ocurrido así. Con frecuencia los rencores de la lucha partidista se han prolongado hasta el momento mismo del traspaso de poderes. Ahora no podemos permitírnoslo. Al contrario: esta actitud debería consolidarse en el tiempo a fin de que sea posible afrontar con éxito los desafíos pendientes en esta hora crucial para el país.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios