Editorial

El 'tumor' de la violencia machista

EL 3,8% de los españoles creen que está "bastante" o "muy justificado" que un hombre agreda a su esposa o novia cuando ella decide poner fin a la relación. Es más: hay un 4% de españolas que suscriben tamaña barbaridad. Son datos recogidos en una encuesta sobre violencia de género realizada por el Ministerio de Igualdad. Y si bien cabe felicitarse porque el 93,4% opine de forma contraria -es de esperar que en su mayor parte sean respuestas sinceras y no por quedar bien ante el encuestador-, hay que reflexionar sobre esa parte de población infectada por el tumor que la lleva a justificar los ataques a una mujer. Porque aunque, insistimos, se trate de una minoría, es precisamente por estos resquicios de la sociedad que no aplican la tolerancia cero frente a los agresores por donde se cuela el virus hasta producir la tragedia. Así lo ha advertido el delegado del Gobierno para la Violencia de Género, Miguel Lorente, en la presentación de la encuesta, que además ofrece otros datos relevantes a los que es necesario prestar atención. Es el caso de ese porcentaje (un 11,5%) de mujeres que fueron asesinadas en el primer semestre de este año y que habían renunciado a la orden de protección. La minimización del grave riesgo que corrían es la causa principal que las llevó, tanto a ellas como a su entorno, a no hacer uso de los mecanismos de vigilancia y control que el Estado puso a su disposición. Y es que, como bien destacó ayer Lorente, "no hay que dar una segunda oportunidad al maltratador". Frente al veneno de la violencia machista no cabe más antídoto que el del rechazo absoluto de la sociedad al completo, sin ambages, de quienes la ejercen o creen tener derecho a echar mano de ella porque consideran que sus víctimas no pueden vivir su vida lejos de sus verdugos. La mínima justificación de tan execrable comportamiento -por muy pocos que sean quienes lo toleran- no hace sino dificultar la definitiva extirpación de un cáncer social que, a día de hoy, ya ha acabado en nuestro país con la vida de 33 mujeres, la última de ellas anteayer en Tolox (Málaga), con 66 años.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios