PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

La verdad de un niño

SEVILLA ha salido en los telediarios dos días con el mismo encuadre: alboroto ante la sede central de los juzgados y protestas iracundas de los inocentes sufridores a cuenta de la pederastia. El del lunes fue protagonizado por la familia de Mari Luz y tiene ya su deriva política. El de ayer es fruto de la resolución de un juicio, con el grito arrabalero de una madre fuera de sí que pregonaba su victoria judicial sobre el director de la guardería de Utrera que admitió haber abusado de su hijo y aceptó cuatro años de cárcel para cerrar el caso. Una mujer que chillaba su resentimiento contra los vecinos que la acusaron de mentirosa y de inventarse un escándalo para sacar dinero, haciéndole el vacío de tal manera en su barrio que debió mudarse por las amenazas hacia ella y su hijo, el testigo único. El niño, vestido ayer con una camiseta de la selección brasileña (la prenda más universal en la infancia, ya sea de aldea etíope o de barriada sevillana), que ha vivido dentro y fuera de los juzgados una cadena de experiencias traumáticas de las que requieren psicólogos.

Es muy duro para un niño ser acosado por el director de una guardería y, después de contárselo a su madre, notar bien pronto que el entorno defiende la inocencia del adulto y culpa a tu familia de urdir un montaje. Demasiado pronto habrá aprendido que el vecindario, constituido en jurado de la calle, proyecta los prejuicios y subjetividades sobre cada cual. La inocencia siempre es para los mismos y la culpabilidad para los restantes. El director era una buena persona a ojos de los demás. Su madre era tildada de... eso y aquello. Pero se les cruzaba un pequeño detalle: el niño decía la verdad.

Ojalá el niño de Dolores Jiménez Sánchez acierte a distinguir la sana indignación de la odiosa venganza. Lo primero acaba en desahogo y suelta de adrenalina. Lo segundo es truncar la inocencia y construirse una identidad mirándose en el espejo de la maldad.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios