Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Tras el vértigo de Champions, el de la Liga

SEGÚN va alejándose el turno de ida y se acerca el de vuelta, las remontadas parecen más asequibles. Por supuesto que la que obliga al Real Madrid aparece como menos complicada que la del Barça, pero en todo esto influye sobremanera lo nada es verdad ni mentira, que todo es del color del cristal con que se mira. Y está clara que la exclusividad en remontadas es madridista, esa especie de religión verdadera y... única.

Y así el panorama,con el Barça hundido en la depresión de que su gran ciclo ha terminado, retorna un sábado liguero con la posibilidad de que ese club que mira perplejo el fin de una era sobrenatural se proclame campeón. Si gana en San Mamés y cae el Madrid en el Calderón, el equipo azulgrana sería oficialmente campeón de Liga, por lo que cacarear que el ciclo terminó es, cuando menos, una estúpida osadía, o una osada estupidez, que da igual que da lo mismo.

En esta jornada liguera, los nuestros tardan en aparecer. Primero lo hará el Sevilla, que parte con la obligación ineludible, Unai dixit, de ganar en un campo que se le niega desde hace más de quince años. O sea, que el gran Sevilla de Kanoute, Alves o Luis Fabiano nunca saboreó un triunfo en Zorrilla. Pero ya no sirve para nada pensar en historias pasadas, sino mirar cara a cara a un presente que se trae entre sus pliegues la obligatoriedad de poder con la tropa de Djukic.

...y el Betis. Cierra la jornada el equipo verde, blanco y verde como anfitrión de un visitante resucitado por la mano del muy competente Fernando Vázquez. Y si el Sevilla tiene la obligación de ganar para, entre otras cosas, coger al Betis, el Betis parte con idéntica perentoriedad y el Deportivo, por muy vivito que esté, no debiera ser obstáculo para que los ladridos de sus perseguidores sigan atenuados. Tras el vértigo de Champions, el de la Liga,que tampoco es baladí.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios