La ventana

Luis Carlos Peris

El viacrucis, principio de la gran celebración

ESTAMOS ante un Cristo de barrio, pero de un barrio de barrios, de un rincón del corazón de la Semana Santa, encrucijada en el dédalo más sevillano, el de San Vicente con San Lorenzo, centro del centro. El Cristo del Buen Fin sale de su convento franciscano para cumplir las estaciones de su viacrucis en la Catedral y en un acto que bien pudiera considerarse el pistoletazo de salida oficial para la gran celebración de los sevillanos, su Semana Santa. Hoy viste la ciudad sus primeras galas cuaresmales, preludio de esa Jerusalén por siete días en que habrá de convertirse más pronto que nunca. Viene temprana la gran fiesta en este bisiesto, las naranjas maduran en los árboles sin mano samaritana que las recojan, hablar de Semana Santa ya no es extravagante, de hecho se habla de ella hasta en la marea baja de Regla. Y hoy, con el Cristo del Buen Fin en sus calles, el centro toma ya ropajes de Semana Santa.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios