PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

El vientre de Costa Ballena

LA urbanización Costa Ballena representa las virtudes y defectos de la colonización residencial del litoral. Muchos sevillanos veranean allí por quedar prendados de sus bondades al carecer de la habitual colmatación de primera línea de playa. Pero su talón de Aquiles está en la red de agua potable, mal estructurada y ejecutada, por debajo de las necesidades en los días punteros del verano. Y si no está preparada para los llenazos de agosto, ¿quién engañó a quién cuando la construyeron con apoyo de la Junta de Andalucía?

A los costaballeneros del núcleo Alca Golf no se les olvidará el verano de 2005, cuando contrajeron masivamente una intoxicación al consumir por los grifos agua potable a cuyos conductos se filtraban las aguas fecales. El escándalo permitió averiguar que la anomalía era estructural desde que se inauguró. Toma el dinero y corre, no vaya a ser que alguien riguroso le haga el control de calidad al vientre de la ballena, que en la lonja inmobiliaria se vende caro y con marchamo de distinción.

Si usted va a Costa Ballena para disfrutar de sus paseos, de sus carriles bici, de las puestas de sol, del golf, etcétera, se le puede olvidar en Sevilla todo menos cargar el coche hasta los topes de garrafas de agua, porque es probable que con agua mineral haya de guisar, lavar y ducharse. Mayor finura no cabe.

Lo más carpetovetónico es el argumento que pretexta el teniente de alcalde de Rota y delegado de Costa Ballena, Jesús Corrales: la culpa es del consumo desorbitado porque la capacidad de las viviendas es para 20.000 personas y debe haber unas 30.000. Como si no supiera de qué va esto desde tiempo inmemorial. En muchos chalés y aparcamentos de nuestra costa, tirando por lo bajo donde caben cinco entran ocho y donde caben seis duermen diez. La familia es el sostén del veraneo y toca prorratear el rancho con colchones, sofás, colchonetas y sacos de dormir. Eso lo sabe cualquiera sin salir de Rota. A ver quién se atreve a ponerle numerus clausus a la ducha.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios