hoja de ruta

Ignacio Martínez

El vivo al bollo

UN grupo de dirigentes del PSOE, con ganas de seguir mandando, ha redactado un texto regeneracionista en el que entonan un singular mea culpa: tardamos en reconocer que había una crisis y en llamarla por su nombre, aplicamos políticas ajenas a nuestra ideología, no equilibramos los sacrificios de los sectores más débiles con cargas fiscales a los poderosos… Censura directa al fenecido presidente. Chacón, Caamaño, López Aguilar y Narbona, ex ministros de Zapatero, están entre los firmantes del acta fundacional de la candidatura de la ex ministra de Defensa a la secretaría general del PSOE. Después se sumaron Pajín y Moratinos. El zapaterismo quiere seguir vivo, a costa de denigrar la actuación de su jefe. La historia de siempre, el muerto al hoyo y el vivo al bollo.

Apuesto que a Zapatero le sentó como un tiro el dichoso manifiesto. Si no, no se explica que 22 secretarios de Estado del Gobierno saliente, entre los que se encuentra algún amigo personal suyo que no es militante socialista, hayan hecho un contramanifiesto. Y tiran a dar: no sería decoroso que quien estuvo allí de manera evidente, y cabe decir entusiasta, aspirase ahora a sugerir lo contrario; por eso, los abajo firmantes manifestamos que sí estuvimos allí.

Rafael Simancas, hombre de Rubalcaba, ha ido más lejos. Ha disparado contra Caamaño y Chacón. Les ha recordado que firmaron la propuesta de indulto al banquero Alfredo Sáenz, consejero delegado del Santander, y el acuerdo antimisiles con Estados Unidos. Chacón, alarmada por la intensidad del fuego enemigo, intenta calmar el juego reivindicando un debate de ideas. Es el momento de la filosofía. Lo dicen todos, menos Griñán, que sólo piensa en conservar el poder y anuncia que apoyará a quien tenga como meta ganar las elecciones andaluzas. Perogrullada como un piano, marca de la casa.

Desgraciadamente, en un congreso tan precipitado se impondrá la aritmética, que como se sabe es la parte de las matemáticas que se ocupa de los números y las operaciones. La antigua delfina de Zapatero ya está buscando votos. En esta fase, la jefa adjunta del PSOE andaluz no quiere que entre nadie de su Ejecutiva a título particular. Susana Díaz había ordenado a sus cuadros no decantarse por ninguna de las opciones en liza y filtró su malestar con la consejera Mar Moreno por pronunciarse a favor de Chacón. La táctica es intentar una negociación colectiva para decidir el ganador y colocar afines en la próxima dirección.

Más allá de los camuflajes y zancadillas en el interior de su partido, los socialistas españoles deberían ser conscientes de que la sociedad espera de ellos algo nuevo. No un felipista o una zapaterista como alternativa al frustrado liderazgo del presidente saliente. Zapatero prometió un nuevo modelo de partido. Seguimos esperándolo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios