Accidente mortal en Casilblanco

El abogado de Ortega Cano y familiares de Carlos Parra recurrirán el fallo

  • La defensa asegura que la prueba de alcoholemia, el "núcleo gordiano" del caso, ha sido anulada por la juez. La acusación aplaude que la pena implique cárcel.

El abogado Enrique Trebolle, que defiende al torero José Ortega Cano, ha anunciado este miércoles tras conocer la sentencia, que presentará un recurso de apelación ante la Audiencia de Sevilla contra la condena de dos años, seis meses y un día que le ha sido impuesta al matador por el accidente en el que falleció Carlos Parra Castillo.

El letrado ha asegurado a los periodistas respecto a la prueba de alcoholemia, que arrojó una tasa de 1,26 gramos de alcohol por litro de sangre, era el "núcleo gordiano" del caso y ha sido declarada "nula", si bien ha mostrado su insatisfacción por la condena, al afirmar que se han quedado "en un tercio de sus pretensiones" que no eran otras que la libre absolución de Ortega Cano de todos los delitos que se le imputaban.

La sentencia ha condenado además a Ortega Cano a tres años y seis meses de privación del permiso de conducir, lo que en la práctica supone la pérdida de la vigencia del carné, con lo que tendría que volverse a examinar si en el futuro, una vez cumplida la condena, quisiera conducir de nuevo.

La familia de Carlos Parra también anuncia recurso

La familia de Carlos Parra también ha anunciado por boca de sus abogados que recurrirá la sentencia, aunque se ha mostrado satisfecha con el hecho de que la condena, de confirmarse, implique el ingreso en prisión del imputado.  

En declaraciones a los periodistas tras serles notificado el fallo, los abogados que ejercen la acusación particular en nombre de la familia de la víctima, Luis Romero y Andrés Avelino Romero, han anunciado, al igual que ha hecho la defensa del condenado, que recurrirán en apelación ante la Audiencia Provincial de Sevilla la sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal número 6. 

De este modo, recurrirán el hecho de que la juez Sagrario Romero no haya tenido en cuenta la prueba de alcoholemia en la que Ortega Cano arrojó un resultado de 1,26 de gramos de alcohol por litro en sangre, ya que considera que se rompió la cadena de custodia en el Hospital Virgen Macarena donde fue ingresado grave tras el siniestro. 

  En este sentido, el letrado Luis Romero ha aseverado que "nos disgusta" que la juez "no haya apreciado" el delito contra la seguridad vial por conducir bajo los efectos del alcohol, ya que en su sentencia la juez concluye que los tres testigos que aseguraron en el juicio que el extorero iba bebido "no han dejado acreditada su conducción bajo los efectos del alcohol". 

"Vamos a recurrir, por supuesto", ha subrayado el abogado de la familia, quien ha precisado que, en la sentencia, la juez no da credibilidad al camarero de un establecimiento hostelero que aseguró en la vista oral haber servicio una copa de alcohol a Ortega Cano, "porque dice que se equivocó en la hora" en que sitúa al condenado en el local y, por ello, "puede haber caído en otras contradicciones".  

De su lado, el letrado Andrés Avelino Romero ha indicado que, tras comunicarle la sentencia a la familia de la víctima, que "está un poco bloqueada", ésta "se ha mostrado satisfecha con la condena de prisión" y con el hecho de que "se haya hecho Justicia". "A la familia no le ha cogido por sorpresa la condena", ha indicado.  

A su juicio, "ha quedado claro que ha sido un homicidio imprudente y que Ortega Cano condujo de una forma totalmente irregular y anómala". "Vamos a recurrir porque tenemos bastante claro que iba bebido", ha puesto de manifiesto.  

En el juicio celebrado el pasado mes de marzo, la acusación particular solicitó para el ex torero cuatro años de cárcel, misma petición que realizó la Fiscalía.   

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios