La DGT ha instalado en Sevilla una veintena de cámaras para controlar el uso del cinturón

La Dirección General de Tráfico (DGT) instaló el pasado año 20 cámaras en la provincia de Sevilla para controlar el uso del cinturón de seguridad y de los sistemas de retención infantil. La instalación de este tipo de cámaras se debe a que se trata de una de las infracciones más frecuentes entre los conductores españoles, lo que ha llevado incluso a Tráfico a iniciar una campaña para sancionar a los conductores que sigan sin hacer uso del cinturón, una medida que, según recuerdan desde la DGT, contribuye a salvar las vidas de los ocupantes de un vehículo en caso de accidente.

De hecho, las estadísticas de la DGT del año 2017 reflejan un incremento del número de sanciones por este motivo. Se ha pasado de las 3.630 sanciones contabilizadas en el año 2016 a las 4.424 con las que se ha cerrado 2017, con una subida del 21,87%.

En un primer momento, la DGT ha enviado a los conductores que han sido cazados sin utilizar el cinturón o los sistemas de retención para niños cartas informativas. En total se enviaron unas 150 misivas a los conductores sevillanos informando de esa primera infracción, mientras que Tráfico anunció que en los próximos meses, en caso de reincidencia, ya se aplicaría el reglamento, que contempla para los infractores el pago de una multa de 200 euros y la pérdida de tres puntos del permiso de conducir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios