La Diputación quiere salir de Fibes y del Estadio pero amplía capital en Isla Mágica

  • Villalobos explica que quiere vender sus acciones para centrarse en las necesidades de los pueblos, no en la capital.

Comentarios 8

Las intenciones del presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, de vender las acciones que el organismo tiene en Fibes y en el Estadio de la Cartuja para centrarse en los pueblos y en sus necesidades chocan con la posición que está manteniendo la Administración provincial con respecto a Isla Mágica. En los presupuestos para 2012 de la sociedad Prodetur (Promoción, Desarrollo y Turismo), aprobados este mismo mes, la Diputación ha recogido una partida de 156.420 euros destinada a la compra de acciones y a la ampliación de capital de Isla Mágica, un equipamiento que está igualmente en la capital y cuya repercusión en el turismo que puede llegar a los municipios es mucho más dudosa que la que puede generar Fibes. De hecho y frente a un participación mayoritaria de entidades públicas en el accionariado del Palacio de Exposiciones y Congresos o en el complejo deportivo que, recientemente, ha albergado la final de la Copa Davis, Isla Mágica es de capital fundamentalmente privado, ya que el grueso está en manos de Cajasol (70,06%) y Unicaja (12,27%). Prodetur tiene el 2,10%.

El parque de ocio atraviesa una difícil situación, tras acumular una deuda que ronda los 13 millones de euros. A primeros de año, ni el Ayuntamiento de Sevilla ni la Diputación, que suman más de un 5% de capital en Isla Mágica, no fueron a la ampliación de capital porque no tuvieron tiempo para aprobar esa inversión. La Administración provincial lo hará ahora, pero no el Consistorio de la capital, que descarta poner más dinero en Isla Mágica.

José Leocadio Ortega, diputado provincial y representante del PP en Prodetur, puso ayer el acento en esta misma contradicción de Villalobos para asegurar que detrás del posicionamiento del presidente de la Diputación está menos el interés por lo que conviene a los municipios más pequeños de la provincia, donde está la razón de ser de la Diputación, que la pugna política, antes "con su rival" dentro del PSOE, el ex alcalde Alfredo Sánchez Monteseirín, y ahora con un gobierno del PP en el Ayuntamiento de Sevilla, socio mayoritario en Fibes y Estadio de la Cartuja. "Es una desfachatez que se retire de donde está el Ayuntamiento de Sevilla y salga al auxilio de un parque que está en manos de cajas de ahorros que deben resolver sus dificultades", señaló Ortega, quien subrayó que aunque el resto de socios de Isla Mágica hubieran aprobado una ampliación de capital, la Diputación no está obligada a suscribirla en ningún caso.

Aunque Fernando Rodríguez Villalobos ya había apuntado en ocasiones anteriores que quería dar pasos en esa línea de salirse o quedarse con una representación simbólica en entes radicados en la capital como Fibes, Estadio Olímpico e, incluso, el Teatro de la Maestranza, es la primera vez que lo anuncia formalmente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios